Las dinámicas económicas de una ciudad como Medellín invitan a la apertura de nuevos mercados y al fortalecimiento de las relaciones con actores internacionales. Para ello, es preciso, no solo contar con herramientas tecnológicas o jurídicas sino con un talento humano capaz de comunicarse en diferentes idiomas, en especial, en inglés como lengua universal de los negocios y las comunicaciones.

La necesidad de contar con profesionales con habilidades en otros idiomas hizo que, desde el ámbito nacional, se promulgara en 2013 la Ley 1651 con la que se modifican artículos de la Ley 115 de 1994 que busca desarrollar habilidades comunicativas de los estudiantes colombianos en una lengua extranjera.

Sin embargo, pese los diferentes programas que se desarrollan en todo el país, se estima desde el Ministerio de Educación Nacional que para 2018, únicamente el 8% de los bachilleres del país alcanzarían un nivel B1 en el dominio del inglés como segunda lengua.

Esta cifra se suma al reciente estudio del Índice de Aptitud en Inglés (EF EPI), que evaluó las habilidades de más de 1 millón de personas en 80 países, entre los cuales Colombia ocupó el puesto 51 con 49,97 puntos, y quedó en el lugar 11 entre 15 naciones latinoamericanas, en cuya región se puede evidenciar que aún existe un bajo dominio del idioma, ocupando el puesto 4 de 5 regiones evaluadas en el mundo.

Pese a que estas cifras pueden ser desalentadoras, por el contrario, son una invitación a desarrollar otras estrategias para la adecuada adquisición del inglés como segunda lengua como es el caso de Medellín Bilingüe, una apuesta de la administración municipal para mejorar el aprendizaje de idiomas en la ciudad en el que intervienen diferentes secretarías por medio de programas como: Semilla Bilingüe, Medellín City Camps, Medellín School Camps, Formación Docente, Con vos; inglés al barrio, The best T, Boarding Pass to Canada y Cine Club Film Control.

De acuerdo a Lorena Cañaveral, coordinadora y líder de Medellín Bilingüe: “A veces el idioma es lo que más falta en un currículo y es hora de darle la oportunidad no solo a las personas que han estudiado en el exterior o con una inmersión completa en inglés proveniente de un colegio privado, sino a todos los ciudadanos que necesitan esta herramienta para comunicarse en el ámbito académico y laboral. Asimismo, las relaciones laborales no son el único campo donde un idioma puede ser útil. Otra ventaja de ser bilingüe es que las relaciones sociales se incrementan a medida que se aprenden nuevos idiomas”.

De la misma manera, la coordinadora asegura que para aprender a enamorarse de otro idioma, debemos salir de un modelo tradicional y comprender que mediante el cine, la música, los comics, los chistes e incluso los memes también se practica una lengua extranjera, un proceso en el que la labor docente es fundamental para romper estereotipos en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Mediante estas acciones se podrá vislumbrar un fortalecimiento de las habilidades profesionales del talento humano local, lo que repercutirá positivamente en el aumento de los índices de empleo con empresas extranjeras que en la cadena de valor impactan la calidad de vida de las familias antioqueñas.

Innovación tecnológica, camino al desarrollo

Además del fortalecimiento de las habilidades en un segundo idioma, las organizaciones buscan contar con talento humano creativo que pueda realizar desarrollos tecnológicos innovadores y que respondan de manera acertada a las necesidades particulares de cada una de ellas.

Si bien Medellín cuenta con una excelente formación académica universitaria, la llegada de empresas dedicadas a la prestación de servicios y desarrollo de TI, ha hecho que aumente la necesidad de contar con personas con formación específica en esas áreas. De acuerdo a Adriana Pérez, profesional de Innovación Organizacional de Ruta N, “nosotros como ciudad hemos decidido emprender un proceso de transformación digital de la economía y por ello todas las instituciones del ecosistema de CT+i estamos asumiendo el reto mundial de la escasez de talento en TI. Desde Ruta N estamos trabajando en un “Fondo de Talento TI” en compañía de Sura Asset Management para cerrar brechas de talento y a la par fortalecer el componente de atracción dentro del proceso de Landing para que se asienten organizaciones que atraigan y recluten talento”.

Bajo esa misma perspectiva, John Jairo González, Ingeniero de sistemas egresado de la Universidad de San Buenaventura expresa que, “la ciudad está experimentando una ausencia de ingenieros de sistemas porque los estudiantes prefieren migrar hacia otras profesiones ya que consideran que su estudio no se ve reflejado en el salario que reciben; el talento y la academia existen, sin embargo, muchas empresas contratan por condiciones salariales y operativas a técnicos y tecnólogos, que cuentan con la capacidad de realizar acciones correspondientes a ciertas necesidades, pero, para un mayor desarrollo innovador se requieren profesionales universitarios que desde su formación académica y experiencia laboral puedan hacerlo bajo otras condiciones”.

Respondiendo a esta realidad, las facultades de Ingeniería de Sistemas con las que cuenta la ciudad (alrededor de 15), continúan adaptando sus currículos para mejorar el sistema de formación e investigación, superar la brecha que tiene la ciudad frente a temas específicos y suplir de manera creativa las necesidades de las empresas con proyección internacional.

Déjanos un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>